Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Pasar al contenido principal
We strive to make our website accessible and enjoyable for all users, however if there is informations you cannot easily access, please call a Salomon customer service agent at customer-phone-number or contact us through the contact form
Tips

encuentra los productos y todo el asesoramiento que necesitas para tu deporte

Cómo limpiar la mochila


Tu fiel compañera de aventuras, la mochila, tiene que soportar lo mejor y lo peor de cada una de tus travesías - sudor, suciedad, restos de comida - ¡no hay quien la pare! Así que es normal que después de haberte preocupado por elegir la mochila perfecta quieras asegurarte de que te va a acompañar en el mayor número de aventuras posible. Aquí encontrarás nuestros consejos para el cuidado y mantenimiento de tu mochila.

--- Nuestras mochilas para mujer
--- Nuestras mochilas para hombre
 

hombre caminando

1. Airea la mochila después de cada excursión

¡Si cuidas la mochila de forma habitual conseguirás que te dure mucho más tiempo y evitarás tener que lidiar con esas molestas manchas imposibles de quitar! Lo mejor después de cada excursión es vaciarla, limpiarla y dejar que se airee. Para airearla, ábrele todos los bolsillos y cremalleras y déjala en un lugar seco y al aire libre en el que no esté directamente expuesta a la luz solar, ya que los rayos ultravioleta podrían dañarla. Con el tiempo, los rayos ultravioleta también podrían acabar desgastando los colores de la mochila.

2. Lava a mano la mochila con agua y jabón

Cuando creas que es hora de lavar la mochila, ya sea porque está manchada de barro o porque huele a sudor, solo tienes que seguir estos pasos:

  1. En primer lugar, comprueba las instrucciones de lavado que aparecen en la etiqueta de la mochila. (Las mochilas de cuero o con componentes de cuero pueden tener instrucciones diferentes de las que enumeraremos a continuación).
  2. Lava la mochila a mano con Lava la mochila a mano con agua tibia y jabón sin detergente. Dejarla unos minutos en remojo antes de limpiarla puede facilitar la tarea.
  3. Frota las manchas con un cepillo suave.
  4. No olvides limpiar la parte trasera de la mochila, los tirantes y el cinturón lumbar, ya que son las partes que están en contacto directo con tu cuerpo y por ende con el sudor.
  5. Para conservar o recuperar las propiedades originales del tejido de la membrana, puedes utilizar productos de limpieza especialmente diseñados para tejidos de alto rendimiento como NIKWAX.
  6. Deja secar la mochila al aire libre, en un lugar seco donde no esté expuesta a los rayos ultravioleta.

Algunos tipos de mochila pueden lavarse a baja temperatura en la lavadora (comprueba las recomendaciones de la etiqueta), aunque el lavado a mano es más delicado y, por lo tanto, preferible.

--- Nuestras mochilas para mujer
--- Nuestras mochilas para hombre

Mochila impermeable
gente caminando bajo la lluvia


3. Si es necesario, vuelve a impermeabilizar la mochila

Puede que con el paso del tiempo tu mochila de senderismo o de trail running necesite volver a ser impermeabilizada. Puedes conseguir que la membrana recupere sus propiedades originales con un tratamiento impermeabilizante en forma de espray o con un jabón especial. Asegúrate de que la mochila esté totalmente limpia antes de aplicar el producto.

4. Guarda la mochila en un lugar seco

Si no tienes pensado usarla, guarda la mochila en un lugar seco y bien ventilado en el que no esté expuesta a los rayos ultravioleta. Mantén la mochila alejada de fuentes de calor como un radiador o una chimenea.

Nuestras mochilas de mujer

Nuestras mochilas de hombre